Octubre, 2023. La minería es un sector pionero en la integración de nuevas tecnologías. Desde hace muchos años que esta industria se ha preocupado por utilizar mayor innovación en sus procesos. Así, el sector ha visto mejoras en su producción, con énfasis en la búsqueda constante de desarrollos para enfrentar los nuevos desafíos que van surgiendo con el tiempo, como lo es el cambio climático. 

En esta línea, desde el sector minero ha sido clave el trabajo de muchos proveedores y emprendedores quienes ofrecen la posibilidad de implementar nuevas tecnologías para facilitar el desarrollo de la minería. Es por ello que el emprendimiento y la minería son conceptos que van de la mano y se nutren mutuamente.

Desde hace más de 15 años la industria minera ha avanzado notoriamente en cuanto a digitalización.  Julio Morales, presidente del Comité de Innovación de la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería (APRIMIN), gremio adherente de Compromiso Minero, comenta que  un hito clave que marcó un antes y un después en la industria fue la inclusión en 2006 de los camiones autónomos en la mina Radomiro Tomic de Codelco, lo que él considera un “gran quiebre tecnológico en el mundo de la minería”.

Entre los beneficios que tienen los camiones autónomos, los que son comandados a grandes distancias, está  que operan las 24 horas del día,  transitan por rutas predeterminadas y mantienen una velocidad constante, lo que mejora la eficiencia y rendimiento del camión. Lo anterior se suma  a los altos estándares de seguridad que deben cumplir para operar. Es así como  si aparece algún objeto extraño en la ruta el camión enciende automáticamente sus sistemas de emergencia, esquivando el objeto, o deteniendo completamente el vehículo, por ejemplo.

Otros de estos avances han sido las operaciones semiautónomas, como la incorporación de equipos cargadores subterráneos (conocidos como LHD), donde un mismo operador puede controlar más de un equipo al mismo tiempo, gracias a las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías y los eficaces canales de comunicación y transmisión de datos. Esta característica tiene un impacto en la productividad de entre un 10% y un 20%, y representa un importante paso adelante en el proceso de transformación que vive la minería en la actualidad.

Así también lo ha hecho Anglo American, que ha puesto a la innovación en el centro de su quehacer para contar con operaciones cada vez más sustentables, seguras y eficientes, bajo su enfoque FutureSmart MiningTM.. Una de sus iniciativas más destacada durante este año ha sido el proyecto de relaves deshidratados llamado Hydraulic Dry Staking (HDS), un sistema de disposición de relaves único en el mundo, que mediante el uso de tecnologías, permite una mayor recuperación de agua, mayor compactación y estabilidad de la superficie, además de una más rápida remediación ambiental del terreno. El piloto ha mostrado auspiciosos resultados y permite, eventualmente, destinar este espacio a fines distintos a la minería para este tipo de depósitos una vez que termina su vida operativa”.

“Estamos muy contentos con los resultados de este piloto, que además de generar un depósito más estable y seguro, nos ha permitido alcanzar una recuperación de más del 80% del agua contenida en los relaves”, destacó Juan Pablo Schaeffer, vicepresidente de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de Anglo American.

En el caso de AMSA, a través del uso de la tecnología han logrado que un 45% del agua de sus faenas sea suministrada por agua de mar. Por tanto, Centinela y Antucoya no necesitan de agua continental para  operar y se han puesto desafíos como que a 2025 nueve de cada 10 litros de agua que utilizan en sus procesos productivos provengan de la recirculación o del mar.

Cynthia Torres, directora ejecutiva Centro Integrado de Pilotaje de Tecnologías Mineras (CIPTEMIN) en Antofagasta -también adherente de Compromiso Minero- enfatiza en que muchos de estos avances, relacionados con automatización, robótica, digitalización, blockchain o Inteligencia Artificial en minería, han sido posibles gracias a los “proveedores que hoy entregan un gran abanico de herramientas 4.0, las que apuntan a optimizar procesos, mejorar la seguridad de los trabajadores y trabajadoras, y disminuir su huella ambiental”.

En la misma línea Claudio Ramírez, director de Innovación de Atacama Lab y creador de Copper Armour, – adherente de Compromiso Minero-, sostiene que se trata de una relación nutritiva para ambas partes, pues si bien los proveedores entregan soluciones tecnológicas, estas tienen cabida gracias a una industria comprometida con la implementación de innovaciones: el sector ha “permitido que muchos proveedores de innovación en las áreas de proceso, modelo de negocio, nuevos productos y otros, puedan incorporarse como un gran generador de actividad económica, tan robusto como una compañía minera”.

Círculo virtuoso hacia una minería cada vez más responsable 

La minería es una de las industrias que a nivel mundial opera con los más altos estándares de seguridad, y bajo las más altas exigencias de calidad. Para continuar con las mejoras a todo nivel,  la industria ha integrado muy activamente el rol de los proveedores, quienes están en constante búsqueda de soluciones que permiten enfrentar de mejor manera retos como  la eficiencia y la gestión hídrica, la reducción de polvo en suspensión, procesos de economía circular y gestión de residuos, entre otros.

Un ejemplo claro ha sido Sandvik quien se ha consolidado no solo como proveedor sino que como socio estratégico que ha ayudado a optimizar las operaciones mineras. La empresa firmó convenios con clientes para reciclar el carburo de tungsteno, material que se usa en las brocas de perforación. Ellos lo retiran de las operaciones que se encuentran en desuso, y las envían a sus fábricas como materia prima para volver a producir brocas; así también disponen de un equipo de trabajo compuesto por ingenieros especialistas mineros que denominan T4M que hacen estudios que facilitan procesos más eficientes como estos.

Julio Morales de APRIMIN, desde su rol de proveedor, remarca que el círculo virtuoso entre emprendimientos y minería se basa en el aporte de todos los actores: “Nosotros cumplimos un rol de articulador, somos un  comunicador entre nuestros asociados y las empresas para accionar en cuanto a lo que está  pasando con la innovación, coordinando y vinculando a la industria con universidades y con otras entidades como Cochilco o Conicyt, de tal manera de formar un espacio donde todos puedan participar”.

Hernán Araneda, gerente general de Fundación Chile, organización adherente de Compromiso Minero, comenta también que para que esto sea posible es clave la implementación de proyectos con continuidad más allá de la administración de turno, como lo es la “Política Nacional Minera 2050”.

El rol de la inteligencia artificial en la minería

Uno de los grandes protagonistas de la tecnología en el último año ha sido la Inteligencia Artificial (IA) la que, en palabras de Cynthia Torres de CIPTEMIN, “ha revolucionado la industria minera con avances notables y desafíos significativos”.

La experta, ejemplifica afirmando las mejoras en la eficiencia operativa que ha traído la inteligencia artificial, la que permite  operar 24/7 y a distancia. Ejemplo de lo anterior son los  Centros Integrados de Operaciones de Codelco, Teck y AMSA, que funcionan desde hace un par de años a cientos de kilómetros alejados de las faenas, como la operada en Antofagasta y que gestiona los procesos de Centinela de forma remota y en tiempo real del Grupo Antofagasta Minerals; o como el IROC, Centro Integrado de Operación Remota que implementó Anglo American en la torre Titanium y que maneja a distancia los procesos de Los Bronces; mientras que la IA ha optimizado la operación al analizar datos geológicos y recursos, reduciendo costos y aumentando la precisión. Incluso ha tenido usos en mejoras en seguridad, “permitiendo un  mantenimiento predictivo de las maquinarias, y minimizando el tiempo de inactividad”, señala Cynthia.

Sin embargo, Cynthia Torres es honesta al explicar que “si bien vemos grandes avances en la gran minería, este escenario se hace más complejo cuando hablamos de mediana minería o de pequeña minería, dado su alto costo de implementación”

Los desafíos para la minería del futuro

Los expertos concuerdan en que hoy existen determinados aspectos que se deben abordar para seguir avanzando y desarrollando la tecnología en la minería, y el que surge como prioritario es el educacional y laboral.

La urgencia está en atender los nuevos perfiles laborales requeridos en el sector, ligados a otras carreras como informática, diseño o programación, sin dejar de lado la tarea de “capacitar a los trabajadores y trabajadoras que ya se desempeñan en las operaciones para facilitar esta transición tecnológica”, explica Cynthia.

En tanto, Claudio Ramírez de Atacama Lab, plantea que las universidades deben ser más que nunca parte de la cadena para resolver desafíos específicos que existen en los procesos mineros, de tal forma que estos se “transformen en solucionadores de grandes problemas y en desarrolladores de soluciones disruptivas para mejorar el impacto”.

Leer nota aquí.