PILAR
SOCIAL

Nuestro compromiso está con las personas, y especialmente con las futuras generaciones, así como con quienes trabajan en el sector minero. Abrimos espacios para que todas y todos quienes quieran ser parte de este sector se puedan desarrollar en esta industria. De la misma manera, apoyamos y promovemos el desarrollo de las comunidades cercanas a nuestras operaciones.

Estamos comprometidos con profundizar el diálogo con las comunidades cercanas a nuestras operaciones

El sector minero está comprometido con aportar a la calidad de vida y el desarrollo sostenible tanto de las comunidades cercanas como de la ciudadanía fuera de la zona minera, con una mirada colaborativa, integral y estable en el tiempo.

Apoyamos a las comunidades, en colaboración con los municipios y gobiernos regionales, en materias tales como educación, acceso al agua potable, infraestructura, programas deportivos, programas culturales, programas de apoyo al emprendimiento, desarrollo técnico y profesional, entre otros.

El respeto y adecuado relacionamiento con pueblos originarios han sido objeto de especial atención por parte de las compañías mineras. Junto con el cumplimiento del Convenio 169 de la OIT, el sector minero suscribe la Declaración de Posición del Consejo Internacional de Minería y Metales sobre Pueblos Indígenas y Minería de 2013, que fomenta el desarrollo de relaciones constructivas entre ambas partes, basadas en el respeto recíproco, la participación significativa, la confianza y el mutuo beneficio.

Estamos comprometidos con promover que una mayor porción de los impuestos pagados por la minería quede en las regiones mineras

La minería ha contribuido al país desde sus inicios, constituyendo un pilar fundamental para la economía del país, especialmente en las regiones de la zona norte. Diversas localidades sustentan su vida a partir de esta actividad económica, y ven en este sector fuente de identidad cultural y social. En esa línea, tenemos la convicción de que existe una deuda con las regiones mineras, por lo que promovemos que parte de los ingresos que perciba el Estado por concepto de la actividad minera deben considerar en su destinación a las comunas y regiones en las cuales se emplaza la actividad. Esto permitiría que las comunidades cercanas a la minería se vean directamente beneficiadas por esta actividad, permitiendo además una mayor descentralización del país y visibilización de los beneficios que trae este sector para todas las regiones.

Estamos comprometidos con seguir fomentando la contratación de mujeres en todos los cargos de la minería, para así duplicar su participación antes del 2030

Gracias al compromiso del ecosistema minero con la equidad y la igualdad al interior de sus organizaciones, la participación de mujeres en el sector minero prácticamente se ha duplicado en una década, pasando desde un 7,1% en 2011 a un 14,3% al año 2021, según el último Estudio de Fuerza Laboral de la Gran Minería del Consejo de Competencias Mineras y el Programa Eleva (CCM-Eleva), adherente de Compromiso Minero. Nuestro compromiso es seguir incrementando la participación femenina para que cada año sean más las mujeres que son parte del sector minero.

Además, la industria ha tenido una evolución positiva en la contratación de mujeres: desde un 11,4% el año 2018 a un 26,8% durante el año 2021. Esta diferencia apunta a la disminución de la brecha de equidad de oportunidades para hombres y mujeres.

En el 2018 y siendo parte de la Mesa Mujer y Minería, las empresas mineras y quienes son, en su mayoría, parte de esta Red se comprometieron y firmaron el decálogo que promueve la incorporación de mujeres y la conciliación de la vida laboral, familiar y personal.

Durante el 2021, Gobierno y empresas mineras, proveedoras y asociaciones gremiales, se comprometieron para seguir impulsando la incorporación de las mujeres en la industria, introduciendo mecanismos de medición de su participación en el sector.