Noviembre, 2023. El martes 28 de noviembre se realizó el conversatorio “Las oportunidades que ofrece la minería para el desarrollo laboral”, en el estudio de televisión de La Tercera, gracias a una alianza con Compromiso Minero, red que convoca a distintas organizaciones del ecosistema minero chileno para promover que la minería sea cada día más innovadora, inclusiva y relevante en el desarrollo sustentable de Chile. En esta oportunidad particular, el objetivo fue dar visibilidad a la gran gama de profesiones y talentos que pueden contribuir aún más al desarrollo una minería más responsable en el país.

Bajo la conducción del periodista Francisco Dagnino, editor de contenidos del Laboratorio de Contenidos de Marca, participaron Lilian Denham, publicista y directora ejecutiva REDEG Inclusión Consulting Services, especialista en equidad de género, diversidad e inclusión; Bastián Romero, ingeniero en Metalurgia de Inacap de solo 23 años y laboratorista en la empresa Calidra; y Andreína García, doctora en Química y académica del Departamento de Ingeniería de Minas e investigadora del Advanced Mining Technology Center, ambos de la Universidad de Chile.

La minería es el sector más dinámico e importante por su contribución al desarrollo del país, y desde hace varios años ha experimentado una transformación importante producto de los avances e incorporación de tecnología e innovación. Todo lo anterior, requiere de una gran diversidad de técnicos y profesionales en la actualidad y, sobre todo, en los próximos años.

Al respecto, Lilian Denham sostuvo que “es importante comunicar y compartir las oportunidades que nos ofrece la minería a todas las personas. Esta industria ya posee un perfil global, que viene dado desde distintas disciplinas y áreas del conocimiento. Por eso, hemos venido trabajando en RedEG para fomentar la participación de las mujeres en la minería, con varios programas desarrollados. Hoy, la industria minera, desde la participación de las mujeres, se tiende a quedar en el ámbito cuantitativo, que es necesario, pero este enfoque no es suficiente como resultado esperado en participación”.

La especialista en equidad de género agregó que “lo importante es cómo las mujeres se desarrollan humana y profesionalmente en una organización vinculada a la minería, en qué condiciones, con qué infraestructura, en la cultura organizativa, los procesos y los resultados. Claramente, se ha avanzado, porque la industria ha comprendido que se requiere una conducción distinta que habilite la incorporación de más mujeres para lograr una mejor minería. Y esto se consigue con iniciativas como Compromiso Minero. Pienso que la mirada del papel de la mujer en esta industria no tiene que ser aislada sino que sistémica, pues tenemos que entender que hay una baja participación de mujeres en minería en torno al 15% y poner foco en aumentar esta cifra, pero con espacios de calidad para su desarrollo, mirando las oportunidades que se abren en el ámbito profesional”.  

Bastián Romero, en tanto, relató cómo a su temprana edad llegó al ecosistema minero y su experiencia como laboratorista en Calidra: “La ingeniería en Metalurgia y su campo en la minería no lo conocía, porque no hay mucho acercamiento disponible para la juventud sobre estas dos áreas (…) En el colegio era bueno para la Química y la Matemática. Entonces, fui a hablar con un ex jefe de mi mamá que es Ingeniero en Minas, y luego de eso me interesé por la carrera de Metalurgia, donde vemos los diferentes cambios químicos y físicos de los diferentes metales. A los tres días, ya me había matriculado en la carrera en Inacap. Hasta el momento, mi experiencia ha sido muy buena, tengo unos colegas sorprendentes que me han enseñado mucho sobre los procesos y la importancia de la cal para la minería metálica y no metálica”.

Respecto a cómo interesar a más jóvenes para ejercer en la minería, Bastián dijo que “yo mismo lo viví y lo veo en las nuevas generaciones de tercero y cuarto medio, en que uno no sabe qué estudiar; eso es normal. Las familias deben apoyar a los jóvenes. Hay que motivar a la juventud, muchos de los cuales están hoy rindiendo la PAES. El campo minero es muy interesante y hay que mostrarles que se puede llegar a la minería desde muchas carreras, no solo desde la ingeniería sino de una gran diversidad de áreas”.

Andreína García, a su vez, dio a conocer cómo siendo niña en un pueblo de Venezuela, vinculado a la industria petrolera, se interesó en mejorar las condiciones ambientales de su entorno. “Me formé como química para aportar en la industria petrolera de Venezuela, luego me especialicé con un posgrado y luego decidí migrar a Chile, hace ya 12 años. Llegué a un país con una minería y una actividad industrial muy distinta a lo que conocía y me fui haciendo camino en la minería. Luego me incorporé a la Universidad de Chile, a un Centro de Investigación Tecnológica, cuyo norte es desarrollar tecnologías para toda la cadena de valor del sector minero, tan necesario para el crecimiento del país. Ahí entendí que en la minería hay espacio para la multidisciplina, sobre todo cuando queremos desarrollar una minería transformadora, innovadora e inclusiva, porque hay mucho espacio para una infinidad de profesiones”.

Finalmente, la doctora en Química añadió que “trabajar en el sector minero y en sus desafíos, implica pensar y actuar desde muchas áreas. En mi experiencia está la física, la química, la ingeniería, la geología, la hidrogeología, la robótica. Hay mucho espacio para llegar a desarrollarse en la minería chilena. Pero, además de estas áreas profesionales, también está presente la contribución de carreras como la nutrición, muchas vinculadas a la salud, la sociología o la psicología, por mencionar algunas. Con esto quiero decir que hay muchas oportunidades para promover el interés de las nuevas generaciones por el ecosistema minero y que juntos, todos podamos resolver los problemas actuales de la minería, pensando en proyectar una industria que es y será importante para el futuro del planeta”.

Revive el conversatorio aquí.