Octubre, 2023. Los jóvenes chilenos han ido descubriendo nuevas oportunidades laborales en la minería, lo que da cuenta no sólo de las necesidades del sector respecto de los cargos que van requiriendo, sino que también de un interés que crece tanto en la industria, como en las nuevas generaciones.

Temáticas como innovación, cambio climático, cuidado del medio ambiente, responsabilidad con las comunidades, desarrollo de proyectos sociales, son aspectos de los que el sector minero se viene haciendo cargo, y donde la juventud es relevante para encontrar soluciones a estas problemáticas.

Una de ellas es Catalina Jerez (26), Ingeniera Civil especializada en Ingeniería Hidráulica, Sanitaria y Ambiental de la Universidad de Chile. Desde el inicio de su vida profesional Catalina se dedicó a viajar para estudiar fenómenos ambientales que ocurren principalmente en el norte del país.

Actualmente Catalina es Investigadora Asociada en el Centro Avanzado de Tecnología para la Minería (AMTC), adherente de Compromiso Minero. Su especialización ha estado en el estudio del impacto que tiene el cambio climático en eventos hidrometeorológicos extremos, con un enfoque que abarca diversas disciplinas, incluyendo los análisis de datos, el aprendizaje automático, y la modelación hidrológica y calidad del agua.

Desde entonces, su contribución más importante ha sido en la ejecución del Contrato Convenio Marco de Desarrollo Tecnológico entre Codelco y la Universidad de Chile. En este proyecto, la profesional ha liderado la creación de la «Guía Metodológica para la Evaluación de Disponibilidad Hídrica Futura ante Escenarios de Cambio Climático», ofreciendo lineamientos clave para la toma de decisiones en estudios del área.

La investigadora de la AMTC participa también activamente en dos proyectos relacionados con la problemática aluvional en Chile, donde busca comprender anticipar su evolución, para así evitar eventos lamentables, “muchas veces tenemos la oportunidad de interactuar con las comunidades aledañas, y explicarles y concientizar sobre distintos temas, incluyendo el peligro de la amenaza aluvional, el cambio climático, la estimación de caudales, entre muchos otros. Así también, aprendemos de ellos y conocemos sus historias”.

Su trabajo no solo refleja su compromiso con la investigación, el desarrollo tecnológico y la contribución esencial al abordaje de desafíos críticos en la gestión del agua y la minería en el país, sino que también da cuenta del importante rol que están cumpliendo los jóvenes y los espacios que se abren para ellos en la minería nacional. 

“Creo que tanto mis pares, como yo, estamos cambiando la minería en el país. Desde las distintas veredas desde las que trabajamos se están proponiendo nuevos lineamientos para los tomadores de decisiones”, sostiene. Sobre este último punto Catalina agrega: “somos un gran equipo, bastante variado, donde hay líneas de investigación como diseño y planificación minera o procesamiento de minerales y metalurgia extractiva y también la del equipo del cual soy parte, agua y sustentabilidad ambiental. Yo creo que trabajar en AMTC no solo significa trabajar para la comunidad, sino que además en comunidad”. 

Jóvenes: líderes de la minería tecnologizada

En los próximos años la industria minera necesitará atraer 25 mil personas al sector, principalmente jóvenes especializados en diversas áreas relacionadas a la tecnología, innovación y desarrollo. Fred Camus (29), profesor de la Universidad Central de Coquimbo, y representante de Compromiso Minero, aborda su contribución a la industria desde la academia, así como cuál es la importancia que existe en convocar a las nuevas generaciones al sector. Fred en el año 2020 creó la Fundación Jóvenes Mineros, conformada por profesionales del área que buscaban  aumentar la participación de profesionales en la industria minera, así como impulsar el desarrollo de la pequeña, mediana y gran minería. Una de sus propuestas para lograrlo fue la realización de encuentros y talleres en los que se promueve el concepto de “poner a las personas al centro”.

“Las personas tienen infinitas capacidades de innovar y de crear. Ese es el concepto de poner las personas en el centro, que las personas que integren el mundo minero sean más colaborativas para ver cómo hacemos una industria minera más segura, más amigable con el medio ambiente, con procesos que sean más productivos, porque necesitamos la competitividad, que se integren tecnologías nuevas, una industria que sea más acogedora con cada una de las personas que la están integrando. Al fin y al cabo, el trabajo es nuestra segunda casa y este concepto de poner las personas en el centro busca que en ellas se genere ese sentimiento de pertenencia”, señala.

Su camino profesional comenzó en una faena en el valle del Elqui. En los tiempos libres de los turnos de 4 x 3 días que realizaba como ingeniero de Gestión y Control Operacional, comenzó a leer publicaciones y libros sobre metodología ágil, un conjunto de técnicas aplicadas en ciclos de trabajo cortos, con el objetivo de que el proceso de entrega de un proyecto sea más eficiente.

Tal fue su interés, que pronto dejó su trabajo y comenzó de manera remota un postgrado en gestión de proyectos en la Escuela de Negocios de la Universidad de Barcelona. Al terminarlo, dejó las faenas y se centró en la academia. Hoy ejerce como docente de la Universidad Central en la región de Coquimbo, donde es reconocido por su aporte en la industria minera en cuanto a la implementación de buenas prácticas, la promoción de la sustentabilidad y su rol en Jóvenes Mineros.

“No debemos olvidar que los jóvenes de hoy son los líderes del mañana. Los líderes actuales que ya están consolidados tienen que hacer un trabajo de coach o de mentor, donde reciban a estos jóvenes profesionales y les digan, ‘mira yo cometí esos errores’, para que no se repitan». 

También remarca su trabajo de la mano de Compromiso Minero: «Estamos trabajando junto a Compromiso Minero con las compañías de la región, con empresas de consultoría, en mesas redondas, y hemos integrado no sólo una mirada nueva de lo que viene de la minería, sino también cómo llegaremos al punto de unión donde estas nuevas miradas de la industria minera se fusionan con el objetivo de que la minería sea un motor de desarrollo real», comenta Camus, quien además, en septiembre de este año, fue seleccionado dentro de PMI Future 50 Global Award, en la línea de gestión de proyectos de Project Management Institute.

Primera gerenta a cargo de una histórica concentradora

Cuando se inauguró la planta concentradora Los Colorados de Escondida, la mina de cobre más grande del mundo operada por BHP, empresa adherente de Compromiso Minero, Romina Maggiolo apenas tenía apenas un año. Hoy, a sus 34, y con trece años de experiencia en el mundo minero, la ingeniera civil química es su primera gerenta de producción.

Su trabajo es de suma importancia. Desde Los Colorados, en conjunto a la planta Laguna Seca, se produce el 80% del cobre de Escondida. “Contribuimos de forma significativa a producir la principal riqueza de Chile. Acá he podido desarrollarme profesional y personalmente; además de ver de forma concreta cómo la labor que hacemos contribuye de forma real al crecimiento y desarrollo del país”, comenta Romina sobre su trabajo.

También agrega que “en el caso de Los Colorados, que es la planta que hoy lidero, creo que se destaca por la búsqueda de adaptación constante a los minerales que manejamos hoy en día y que cada vez se van tornando más complejos. Acá estamos implementando nuevas tecnologías en molienda, flotación, espesamiento, además de otros procesos de innovación. Esto nos permite no sólo la optimización de nuestros procesos, sino que la sustentabilidad de ellos”.

Desde su posición como Gerenta de Producción, Romina destaca la importancia de maximizar los procesos productivos y contribuir significativamente a la producción de cobre en Chile. «Ser mujer a cargo de una de las concentradoras más grandes del mundo es una responsabilidad muy grande y una oportunidad de desarrollo que personalmente agradezco y aprecio», comparte Maggiolo.

En cuanto a la inclusión de jóvenes y diversidades en la industria, Romina observa avances significativos: “Creo que hoy en las faenas puedes encontrar mujeres que son pioneras en la minería, y que se desempeñan en roles que eran tradicionalmente masculinos. Esto también significa que la industria y las compañías tienen que adaptarse a las necesidades de las trabajadoras. Por ejemplo, en BHP he visto cómo se ha ajustado la infraestructura de los campamentos o la maquinaria que usamos cada día para trabajar”.

A pesar de ello, reconoce que aún falta camino por recorrer: “Creo que la inclusión y diversidad va mucho más allá de la incorporación de mujeres en la dotación de las empresas. Al menos en BHP, siempre decimos que la compañía tiene que ser un reflejo de la sociedad: amplia, diversa y que incluya a mujeres, personas en situación de discapacidad, miembros de minorías sexuales, personas indígenas y personas de diferentes nacionalidades”.

Leer nota aquí.